BRILLO DE CRISTALES / Autor: Alberto Calderón P.

Brillo de cristales

Se mueven en constelaciones infinitas

Sobre tu cuerpo desnudo

frente al círculo brillante

En el horizonte.

La plata toca la arena

Que se derrite entre tu cuerpo

Las gaviotas duermen

Es hora de los grillos y las panteras.

No dio tiempo al deseo consumado

La ráfaga fue más veloz

Calló a lo lejos

Donde las monedas se esconden

Y los suspiros se apagan.

Mil sombras deambulan

Como susurro de abejas

Perdidas en cualquier esquina

Buscando inútilmente sus cuerpos.

Mientras yaces como estrella de mar

Arrastrada por la espuma

recorriendo grandes distancias

Hasta llegar al valle del paraíso.

Alberto Calderón P.

PIENSO, LUEGO ESCRIBO / Por: Por Akiles Boy*

SIEMPRE ADELANTE

Habitamos un mundo tan opuesto y diferente, sin embargo, las historias son tan semejantes que nos hacen evidenciarnos y reconocernos como lo que somos, simples seres humanos, que estamos de paso y venimos a cumplir una misión, una encomienda o con un destino marcado, y ésto, en algún  momento de nuestra vida lo sabremos. La comunicación global ha puesto de manifiesto a pueblos y culturas, y en consecuencia,  nos da cuenta de su evolución, de sus formas de vida, de su visión del mundo y del futuro.

La degradación de los ecosistemas, obra irracional y criminal de las sociedades humana, continúa y seguirá su curso. a pesar de los llamados y reclamos de otros seres vivos, con los que compartimos este generoso espacio del universo. La desigualdad y la pobreza no solo podrían mantenerse, sino profundizarse, en caso de no haber una oportuna reacción, la viabilidad de la vida en la tierra se afectará y estarán en peligro las generaciones venideras.

Uno de estos días, en los cuales domina la inquietud y la incertidumbre, siendo fácil presa de los constructores de los nuevos ambientes mundanos absurdos y caóticos, que no son producto de ficción, es la enmarañada y dolorosa realidad que se vive en cualquier parte, y que no se evidencia en  plenitud, me ocupe en ver la película estadounidense “C´mom C´mom” “Siempre Adelante”.

El filme estrenado en 2021, fue dirigido por Mike Mills y estelarizado por Joaquín Phoenix,  ganador del Oscar como mejor actor por “Joker”, además, Woody Norman y Gaby Hoffmann, es una historia entrañable, que recrea la inesperada e ineludible relación de un director de documentales con un proyecto en marcha, y su joven sobrino, un pequeño inteligente y sensible. Juntos emprenden una aventura transformadora que los lleva a recorrer varias ciudades de la Unión Americana.

Con una crítica favorable, la película envía múltiples mensajes y obliga a la reflexión en el presente. Una suerte de planteamiento de la crisis existencial recurrente que padecemos, por temor al colapso del mundo y el futuro desolador que pudiera estar tocando ya la puerta. En entrevistas a jóvenes norteamericanos y en una clara muestra diversa,  los cuestiona sobre su visión del mundo y el futuro.

Sin perder de vista el contexto en que se desarrollan las entrevistas de la historia, hay que darle un justo valor a las ideas y perspectiva de los niños y jóvenes. Las diferentes respuestas externan por un lado, posiciones pesimistas, y por otra parte, se percibe optimismo y esperanza para el porvenir. Es una conmovedora cinta en la que se explora el poder de la empatía y la vital conexión entre los humanos. Al final, Jesse, el sobrino de Johnny le deja este mensaje,” Cuando haces planes, el resultado nunca es como lo imaginas, es mejor seguir, seguir, seguir….” Hasta la próxima.

Junio 28 de 2022

*Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.

Quiero vogar en tus olas,
uniendome a tu caudal
y pasarme horas y horas;
en tu marea retosar,
y viendo las mascarillas;
a tu oído musitar,
estando tu y yo a solas,
mi cariño en mi cantar,
que el estruendo de las olas
brega queriendo acallar.

cómo ellas a todas horas,
voga y voga sin cesar;
esperando estar a solas
pa poderte acariciar,
yendo y viniendo en tus olas,
se acresenta mi soñar,
de entrelazarte en las olas
y juntos siempre vogar;
y ya en la tarde y a solas,
en tu pecho descansar.

De Norandino Aranda Palomino.
El Trovador.

Perlas del pantano / Autor: Javier Vitela

Tecuichpo la doncella, danzaba con la selva. Corría adentrándose a ella en busca de huirse y pertenecer a sus entrañas, buscaba aquella laguna de barro que la poseyera; aquella sepultura hecha del vaho de los dioses que significaría su muerte. En su andar descalzo palpaba los sentidos de la naturaleza, sus pies anhelaban ya el lugar donde se hundirían para no tocar suelo jamás.

Tecuichpo era, la hija del gran cacique que la había obsequiado como ofrenda al conquistador que los había vencido, ahora era ella la que se ofrecía en sacrificio para los dioses. Se había entregado a su amado días antes y no permitiría que las manos del villano trastocara, la majestad de su dignidad. La selva lo sabía, ella misma le despejaba el paso; ella misma, la selva, se sentía ultrajada, la consolaba dándole su aliento que ella inspiraba en cada latido de su corazón.

Penetraba tu ser en aquel cuerpo barroso, en aquel pantano que consagraría tu ser.
Lentamente te hundías, quietamente ibas sintiendo en tu piel esmaltada de ámbar el fresco alivio del barro que te hacía suyo. Te iba seduciendo, te chupaba hacia él.

Lágrimas te brotaban que en ellas parte de tu alma ibas sacando; lágrimas aquellas que escondían tu espíritu y en cápsulas de perlas se convertían para tu esencia resguardar. Esas mismas perlas surcaban tu rostro y rebotaban en tu silueta a su paso para finalmente caer sobre la lápida del barro cual rosas que adornan tu partida.

Esparcidas las perlas en la superficie negra del barro que bordaban de esperanza el luto de tu pesar.
Llanto de perlas redondeadas con lágrimas benditas por inmolarte de amor.

Perlas de tus mares que cruzaron hacia el viejo mundo para que orondas damas las lucieran en sus viejos cuellos, perlas elegantes que disimulan el desgaste de sus vidas inútiles; perlas que serían de mal augurio y que en ellas se convertirían en lágrimas nuevamente; lágrimas esas, las de ellas, que a tu alma redimirán liberandola.

FLORES CELESTINAS / Autor: Blanca V. Vargas.

Escondida entre rosas de madrugada,
esperé paciente ver tu rostro
aparecer detrás de la ventana.

El alba alumbró tu sonrisa,
con el sol llegaron tus caricias.

Las tiernas palabras
guardadas en tus labios,
mudaron en la música perfecta
deleite de mis sentidos.

Dulces notas de amor
escuchadas en el silencio de un abrazo,
invadieron mi corazón,
me abandonó la razón

Blanca Vargas
Junio 2022
TDR