SILENCIO / Autor: Werther

Eres el mejor de los escándalos:
encubres sentimientos,
proclamas alegrías,
apapachas tragedias,
reconfortas dolores,
aplaudes lo aplaudible,
ocultas los errores,
destruyes los amores.

Eres pan de los cielos,
ingrediente de duelos,
risas del inconsciente,
fiesta del pusilánime,
veneno del hipócrita,
salud del ser preclaro,
refugio del bandido,
fruto de lo perdido…

Maravilla del habla,
ya que lo dices todo.
Te admiro,
Sr. Silencio
y recurro a ti
en líos existenciales…

Eres imprescindible
en este
y otros mundos.

¡Gritemos tu valía!

                         Werther * 
Arturo 

TODA LA CAMPIÑA LLORA / Autor: Raúl Silva


El recital bucólico invade la atmósfera,
llora un niño en la campiña desolada,
el pueblo muere sin sus hombres
que marcharon llenos de esperanza.
Hay viudas temporales por todos lados,
apenas tienen qué comer los críos,
los braceros, lejos, curan su fatiga llorando,
la paga es buena y el trato desgraciado.
La escuela de los pequeños está sola
el flujo de infantes, un día sí, otro no,
las tablas de multiplicar se oyen tenues.
Las calles están vacías, desnudas,
La tiendita de la esquina no vende,
sus dueños están por cerrar sin remedio,
ya se han comido toda la mercancía.
La alfalfa fresca se ha secado en el campo
quien la segaba anda en el norte sombrío.
Las famélicas vacas tienen las ubres secas.
Las mujeres no cesan de llorar a diario,
las valientes dicen que es por picar cebolla.

Raúl Silva.

El cielo gimotea

                                                                         El Cielo gimotea

Pedazos de cielo caen fragmentados sobre una reseca soledad. Las minúsculas gotas enfurecidas humectan las ausencias, dentro de fragancias de tierra húmeda, de anhelos.

La neblina se presenta y junto con ella el cuadro emblemático de la ciudad. La afligida atmósfera es convertida en apocalípticos destellos de incertidumbre. ¿Cuánto durará?

¡No lo sé!

La luvia prosigue. Echo de menos las ausencias, recuerdos que cavan tumbas inexistentes, sombríos presagios que no se han escrito.

Las mismas preguntas de siempre, algunas sin respuesta alguna. Imploro al que habita en las alturas.

El aguacero prosigue. Las hojas blancas aguardan con paciencia los discursos olvidados.

El gesto afable de la gente es un rito dentro de representaciones grotescas simulando máscaras inequívocas de hipocresía.

El nubarrón gris lava nimiedades, Alivia angustias. Y prosigo recostado, con la mirada fija, con pensamientos, algunas veces caóticos, otros, llenos de esperanza y fe.

La existencia es una espera en una estación con muerte sin final feliz.

Me gusta ver llover, presenciar sin tregua. Rompiendo paradigmas que derrumben las cumbres del orgullo.

Hoy fue una noche diferente. El día inicia y no se ve por ningún lado la moneda radiante, hoy tiene falta.

Con ingenuidad lo espero en vano. Pero con la convicción de que mañana, que mañana probablemente me vuelva a iluminar como reflejo de mi propia sonrisa.

Edgar landa Hernández.

15 DE JUNIO, DÍA PARA TOMAR CONCIENCIA / Maricarmen Delfín Delgado

El maltrato a las personas adultas (mayores de sesenta años) es un problema mundial y es ignorado por la sociedad, para la gente joven ser viejo es sinónimo de devaluado, no se aquilata el cúmulo de experiencias y sabiduría, qué a través de los años, se guarda en la memoria como un cofre que atesora las joyas coleccionadas cada día y que, por fortuna, pueden obsequiarse al necesitado de conocimiento.

El abuso o maltrato al adulto mayor, y a toda persona en cualquier edad, daña física y emocionalmente, el impacto negativo es inmediato afectando su estabilidad familiar lo que requiere atención integral oportuna. En algunos casos, es en el seno familiar donde se da esta dolorosa situación, sin tener la oportunidad de ser auxiliados por otras personas o por la autoridad correspondiente.

Las estadísticas sobre el tema están alejadas de la realidad ya que la mayoría de los afectados no denuncian por varias razones: temen a las represalias, no tienen otro familiar que los asista, no aceptan que son maltratados pensando que esta situación es pasajera, no quieren que su cuidador o familiar sea castigado, son amenazados o golpeados, su estado físico y cognitivo les impide desplazarse y comunicarse, desconocen qué autoridad los ayuda y protege; entre otras razones.

Todo lo anterior demuestra que es un asunto complejo, un gran problema social que atropella los derechos humanos elementales, un asunto que requiere reconocimiento y atención de las instituciones públicas y privadas, de las asociaciones civiles que trabajan contra todo tipo de violencia. Sensibilizar a la población con campañas que expongan la realidad que viven algunos adultos mayores para respetar y cuidar su fragilidad física y emocional, es primordial.

Se define al maltrato como todas aquellas acciones que causen daño físico o moral; comportamiento violento contra toda persona de forma directa o verbal. Algunos tipos: físico, sicológico, abuso sexual, abandono, aislamiento social, condiciones insalubres, explotación financiera y omisión por la estructura gubernamental. Se da en cualquier entorno en que convive el adulto como casa, vecindario, instituciones, hospitales, asilos, etcétera; y en cualquier nivel sociocultural.

Se pronostica que este problema irá en aumento pues la esperanza de vida está aumentando en muchos países en vías de desarrollo y desarrollados, por lo que en pocos años (2050) la población mundial de mayores de 60 años crecerá a 2000 millones (datos publicados por la ONU), llegando a 320 millones de víctimas aproximadamente.

Los datos exactos son escasos pero basándose en encuestas recientes, el abuso financiero es frecuente y grave, como robos, falsificaciones, despojo indebido de propiedades, mal uso de poderes notariales, negación de las herencias a las viudas, expulsión injustificada de los hogares. Se ha detectado que las pensiones son cobradas por personas ajenas al beneficiario aún después de fallecida la persona.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127 del 19 de diciembre de 2011, designó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, para que todo el mundo reflexione, exprese y se oponga a los abusos sufridos por nuestras generaciones mayores.

Nos toca como miembros de una sociedad supuestamente civilizada, actuar eficazmente para prevenir este mal que aqueja a las personas que son el pilar y constructores de lo que hoy tenemos como país, las que trabajaron para lograr las mejoras sociales, educativas y laborales que hoy disfrutamos, de los seres que cuidaron de sus hijos y de sus nietos, del tronco que con fuertes raíces sostiene las ramas de donde colgamos como frutos bien logrados.

mcarmendelfin@hotmail.com

Imagen: Internet, para difusión cultural sin fines de lucro.

Poema: EL SON DEL CORAZÓN / Autor Ramón López Velarde (Recordando su natalicio el 15 de junio de 1888)

Una música íntima no cesa
porque transida en un abrazo de oro
la Caridad con el Amor se besa.

¿Oyes el diapasón del corazón?
Oye en su nota múltiple el estrépito
de los que fueron y de los que no son.

Mis hermanos de todas las centurias
reconocen en mi su pausa igual,
sus mismas quejas y sus propias furias.

Soy la fronda parlante en que se mece
el pecho germinal del bardo druida
con la selva por diosa y por querida.

Soy la alberca lumínica en que nada,
como perla debajo de una lente,
debajo de las linfas. Scherezada.

Y soy el suspirante cristianismo
al hojear las bienaventuranzas
de la virgen que fue mi catecismo.

Y la nueva delicia, que acomoda
sus hipnotismos de color de tango
al figurín y al precio de la moda.

La redondez de la Creación atrueno
cortejando a las hembras y a las cosas
con un clamor pagano y nazareno.

¡Oh, Psiquis, oh mi alma: suena a son
moderno, a son de selva, a son de orgía
y a son marino, el son del corazón!

SEPULTURERO DE ILUSIONES / Autor: Javier Vitela

Y fue aquel 20 de mayo que con pico y pala cavaste la última sepultura en el antiguo Panteón, no había cupo para un muerto más. Ese mismo día ya no se recibirían más cuerpos en ese campo santo.

40 años de enterrador valente. Oficio noble y mal entendido el tuyo, a tus manos las evitaban al saludar pues estaban manchadas de tierra de Panteón.
Tu vocabulario era corto, evitabas ser rechazado, hablabas no queriendo palabra pronunciar.

Miles de cuerpos despojados de vida habías tu sepultado, el dolor y las lágrimas del despido eterno te eran cosa de todos los días.
Ya descansaras de atestiguar el inclemente dolor de los deudos, dejarás de cavar aquella tierra húmeda de tantas lagrimas
Y con olor a rosas fúnebres. No recordarás más al cerrar tus ojos cada noche el rostro
Opaco de la muerte sobre aquellos infelices
Difuntos que inexpresivos yacen teniendo de frente un inmenso universo infinito y tras de ellos la tierra madre que los consolará en el sueño eterno, que paradoja valente;
Que ironía es aquella del sueño eterno, el inconmensurable cosmos por un lado y la inexistencia eterna descarnando al ser, el no existir ya jamás.

Y siempre la misma pregunta valente, de que si los muertos regresaban a espantar.
De ello tu contestabas, muy puntual, que los difuntos al morir habitaban en un mundo real y que en sus sueños divagaban en este mundo irreal donde supieron de las ilusiones; porque en sus mundos todo es ya muy real y las ilusiones ya no más se dan.

Envejeciste con los años valente, ahora peregrinas por las calles hablando y hablando, platicas en tu locura de esas ilusiones, las que en aquel mundo real
Son el sueño de las almas que inocentes
Regresan buscando perdonarse de no haber hecho sus ilusiones realidad.