«Nadie es más que nadie»

“Nadie es más que nadie, la diferencia radica en que unos hacen más que otros”

Dejar una huella positiva en la vida cuesta. Al igual que una negativa. Todo depende lo que tengamos en mente y de qué manera deseamosa nos recuerden el día de mañana.

En estos últimos meses, el confinamiento nos ha vuelto seres nerviosos, especulativos, la vida se nos va en críticas, infamias, maledicencias, insatisfacciones y lamentaciones, olvidándonos por lo tanto de lo que somos capaces de crear y hacer.

Hemos cancelado todo proyecto propositivo, los sueños y anhelos los hemos dejado atrás y nos empecinamos a continuar repitiendo cifras, muertes, noticias funestas que solo oscurecen nuestro entorno.

Hemos olvidado que llegamos a este mundo a crear, amar, trascender, triunfar y sobre todo a tener una estabilidad emocional que nos brinde una felicidad.

El secreto para remover los malos pensamientos está en nosotros mismos. Iniciemos por hacer nuestro el principio fundamental de la vida que es el amor.

Si nos amamos y respetamos tal como somos no dejaremos que nuestros días sean dañinos, al contrario, agradeceremos como dice mi buen amigo el Mtro. Millán, “ME HAN OBSEQUIADO UN DÍA DE VIDA” Cuántos se han quedado a medio camino.

La vida se erige y se sana partiendo del hoy. Qué acaso en la oración suprema que nuestro padre nos enseñó no decimos: ¡Padre nuestro que estás en el cielo… danos hoy nuestro pan de cada día!, en la oración no decimos, danos mañana o dentro de un año, ¡no!, ¡danos hoy!, ésa es la clave. “HOY”

A pesar de la pandemia, debemos ser capaces de vivir el hoy intensamente, compartiendo con nuestros amigos, con nuestra familia, aun a distancia hacerles saber que se les echa de menos, que se les tiene un lugar reservado en nuestros corazones, y nuestra alma se alegrará por dar amor.

Hoy hay que buscar actividades que nos mantengan ocupados y de buena manera emplear los pensamientos en cosas constructivas.

¡Nadie es más que nadie, la diferencia radica en que unos hacen más que otros!

Hoy toma la abundancia del cofre del universo y prepárate para lo que venga, sea como sea hay que afrontarlo, encararlo de buena manera para proseguir dejando una huella que al final de nuestros días, se vea el rastro que dejamos en la vida.

Se los comparte su amigo de la eterna sonrisa

Edgar Landa Hernández.

UNA TARDE LLUVIOSA / Autor: Alberto Calderón P.

 Chuck se encontraba en paz refugiado en su hogar, esa cueva incrustada en una ladera desde done se podía ver correr el agua que bajaba serpenteando, haciendo una parada en una laguna que por momentos parecía un cristal en movimiento, ahí como la magia de un sueño, en días de suerte algunos animales paraban a saciar su sed, Chuck siempre estaba al acecho para alimentarse. Esa tarde de verano, la lluvia detuvo sus andanzas y lo dejó inactivo, sentado; viendo como la cortina de agua se precipitaba sobre todo, sintió que algo le molestaba sentado en la tierra, era un trozo de hueso, un fémur de un oso joven, lo observó con detenimiento, estaba hueco por dentro, miró a través de él, le daba otra perspectiva a lo que estaba a su alrededor, le sopló y al parecer emitió un sonido extraño que nunca había escuchado, lo soltó espantado.  A los pocos minutos nuevamente lo tomó entre sus manos y jugueteó con el hueso. Tomó una laja de piedra filosa y decidió hacerle una perforación en medio, así se pasó horadando un lago rato hasta que un pequeño circulo irregular apareció. Lo tapaba y destapaba con la yema de uno de sus dedos, luego sopló con el orificio cubierto y al quitarlo escuchó un sonido diferente, decidió hacer otros dos orificios cercanos al primero, el resultado fue sorprendente, con la combinación de sus dedos al tapar y destapar los hoyos, creó sonidos diversos que lo sorprendieron, apareciendo una sonrisa en su rostro. Le dedicó muchas horas a la emisión de diversas notas, sus consanguíneos se acercaron sorprendidos y disfrutaron de ese primer concierto improvisado que escucharon en lo que ahora es Eslovenia, ese instrumento musical lo acompañó por el resto de su vida, a lo lejos cuando regresaba de cacería se escuchaban los murmullos del grupo y el especial sonido musical. Han pasado más de 54 mil años y todavía imaginamos el sonido de la primera flauta, como los trinos de las aves, también deleitó los oídos de los habitantes de esa región del mundo.

Alberto Calderón P.

Mayo 2022

Décima / Mario Millán Soto

Reposaba tranquila noche
Y en mi sueño despertó
Llovíendo un gallo cantó
Llovia emoción en derroche
Habían llegado en un coche
Y el niño lo dijo quedito
Por favor ¡Que sea rapidito!
Antes de terminar mi sueño
De ser niño y sea pequeño:
¡ Dame un beso abuelito!

MMSOTO El Nawal de Tetelilla
M24X05V22

El valor de la amistad

                          Del anecdotario

                     El valor de la amistad

¡Rápido, apúrense, el compadre Erasto se está ahogando! Gritaba desesperada mi madre. Lo que en un inicio vislumbraba una convivencia familiar feliz, se transformaba en una macabra escena de terror. 

Las mujeres se llevaban las manos a sus rostros, las lágrimas daban inicio a escribir dentro de una situación que no estaba contemplada en el libreto de aquella mañana, en un lugar denominado Ídolos, muy cerca de la capital del estado.

 El afluente de agua era inmenso, la corriente era fuerte y el cuerpo del compadre Erasto era arrastrado al fondo sin acaso poder salir a flote, aunado a su condición debido a la ingesta excesiva del alcohol y comida. 

Los niños éramos meros espectadores. Hasta que mi padre, armándose de valor y valentía, arrancó una gran vara, la tomó en una de sus manos y se zambulló en el agua. Su brazada era cautelosa, sabía que no debía acercarse mucho a su compadre, porque de lo contrario, trataría de asirse a mi padre provocando el ahogamiento de los dos. 

No recuerdo qué tiempo pasó, pero los minutos se hacían eternos, hasta que, los dos salían del agua con dificultad. El cuerpo del compadre Erasto era acomodado en una pequeña porción de pasto, mientras que mi padre, se llevaba sus manos a sus rodillas, se encorvaba tratando de recuperar las fuerzas perdidas. Por un momento todo fue confusión, alegría, hubo de todo. 

Posteriormente, ya recobrando el sentido, El compadre, volvía el estómago y no solo eso, regresaba a la cordura que, por culpa de su inconsciencia estuvo a punto de provocar una desgracia. 

Mi padre le había salvado la vida, no solo a su compadre, sino a su amigo. Al que tantas veces escuchó consejos de mi progenitor referente a que dejara la copa, ya que le traía únicamente problemas con su familia.

“El compadre Erasto” como mi familia le decía, era una persona de buenos sentimientos, lamentablemente el alcohol lo había hecho su presa.  Él vivió una temporada en una vivienda que mis padres le arrendaban, convirtiéndo así en su inquilino y sobre todo su amigo. 

Después de aquel pasaje que jamás olvidé, aprecié y supe comprender el verdadero sentido de la amistad. La amistad es una valía esencial y ocupa una categoría muy alta en nuestra progresión hacia la felicidad.

Los amigos son aquellas personas con las que compartimos la vida, los buenos momentos, las alegrías y las derrotas y, lo que es mejor, las que nadie está dispuesto a compartir. 

Hubo muchas anécdotas más que me hicieron aprender y sobre todo valorar lo que es la vida referente a las acciones de mi padre, siempre encausado a hacer el bien sin condición. 

Se los comparte su amigo de la eterna sonrisa

Édgar Landa Hernández.

AL VAPOR / Maricarmen Delfín Delgado

La vida avanza a la par de la tecnología, actualmente nos es fácil satisfacer casi todas las necesidades y los gustos, poder comprar lo novedoso en todos los ámbitos, conocer otros gustos y experimentar, aunque se corra algún riesgo. La publicidad y la moda nos invaden con artículos no tan necesarios pero que atraen a primera vista, como lo son los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) y los sistemas electrónicos sin nicotina (SESN), que se conocen como cigarrillos electrónicos o vapeadores. Estos pequeños dispositivos de fácil manejo funcionan calentando una solución que contenga esencias naturales, artificiales o nicotina.

Sin embargo, aunque algunas soluciones no contengan nicotina, son perjudiciales para la salud y los dispositivos no son seguros, especialmente para los niños y los adolescentes ya que la nicotina es una sustancia sumamente adictiva y perjudicial para el cerebro pues en esta etapa del desarrollo el cerebro aún no alcanza la madurez. El uso de estos SEAN por mujeres embarazadas afecta directamente al feto en su sano desarrollo, aunado a las afecciones pulmonares y cardiopatías.

El aerosol que se inhala y desprende de los vapeadores no es vapor de agua, es una mezcla de elementos que puede contener metales pesados, diacetilo, compuestos orgánicos en micropartículas que finalmente se alojan en los pulmones y pueden ocasionar cáncer, además de nicotina. Tanto el cigarrillo electrónico como el vaporizador llegan a perjudicar el organismo ya que su uso afecta directamente el aparato respiratorio.

Hablemos de cifras, el tabaco mata a más del 50% de sus consumidores, cada año mueren más de 8 millones de personas a nivel mundial, de los cuales 7 millones son fumadores directos y 1,200 son indirectos (los que respiran el humo de otro fumador); la mayoría de los 1300 millones de consumidores en el mundo son de ingresos económicos medianos o bajos. Datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud en 2021.

Los SEAN son anunciados, promocionados y comercializados en redes sociales, tiendas en línea y sitios dedicados a la venta de productos que difícilmente se encuentran físicamente, por lo que conseguirlos es relativamente fácil variando el precio y calidad. Es preocupante que la información para promocionar estos productos resulte falsa o engañosa argumentando beneficios para la salud o que su uso contribuya a dejar el hábito de fumar, por lo que no deberían mentirle al consumidor para adquirirlos con la esperanza de mejorar su condición física. Los SEAN y SESN no están prohibidos para su venta, se supone que están regulados por las autoridades de salud y se permiten bajo las advertencias pertinentes, lo que no sucede.

Un reporte de OMS afirma que hay un aumento en las lesiones pulmonares por el uso de vaporizadores con el consecuente daño al aparato respiratorio; en 2019 se activó una” investigación de emergencia” para establecer el vínculo entre estos dispositivos y las muertes por daño pulmonar, 3 meses después en el resultado se notificaron 2409 casos de pacientes hospitalizados y 52 muertes confirmadas, solamente en Estados Unidos de Norteamérica. En este país su uso es atractivo especialmente para los jóvenes ya que se encuentran en el mercado de 15,000 sabores únicos, además de los dos más populares que son el sabor “chicle” y “algodón de azúcar”, preferidos por los adolescentes.

A pesar de la campaña y recomendaciones de la OSM poco se ha logrado para hacer consciencia en los consumidores sobre el riesgo y consecuentes daños, que   en cada exhalación dejan su salud al vapor.

Imagen: Internet; de Freepink, para divulgación cultural sin fines de lucro.

LA MELODÍA QUE NO SONÓ / Autor: Carlos Eduardo Lamas Cardoso

Se inspiró en sus ojos, en sus carnosos y atractivos labios
en su rostro hermoso con piel de nácar y de finos rasgos.

Musicalizó sus silencios y les quitó la pausa
en una partitura plasmó el amor que brotaba desde lo profundo de su alma.

En su cabello prendó corcheas y en sus caderas arpegios en crescendo
con ritmos sincopados y delicados movimientos.

Hizo arreglos de cuerdas que vibraron en su ser
de románticos violines que lloraban notas tibias
del canto de una guitarra con la forma de mujer.

Trompetas de querubines que dibujan su silueta con celestiales sonidos
que se posan a sus pies, por su belleza rendidos.

Platillos y tambores se acoplan estridentemente
como los enamorados cuando se aman locamente.

El latido de su corazón va marcando los tiempos
le inspiró polifonías como el murmullo del viento.

La imaginó entre sus brazos bailando a contratiempo
recorriendo con gracia las siete notas musicales.

Escribió con tanto amor para ella la más bella melodía,
que él guardó en su corazón, y que ella jamás escucharía.

Carlos Eduardo Lamas Cardoso.
Derechos reservados.

Hombre del mundo / Javier Vitela

Enfermedad la mía de harta humanidad,
Cansado del peso de esta existencia.
Deseo tiene mi alma de sublimidad.

Preso humano culpable de arrogancia
Tirano verdugo de su prójimo.
Libre por el pecado de obediencia.

Hombre del mundo, presente y máximo.
Promiscuas sus premisas de ideales.
Humano, de santidad Dios te lagrimó.

Hombre fatuo de creencias banales.
Desentendido de su perfección
Míseras riquezas tiene a raudales.

De guerras de odio son su traducción.
Corre por sus venas sangre de fuego
Habla el idioma de su convicción.

Arte genial el de su propio ego
Que lo persuade dándole majestad.
Rey con corona del desasosiego.

Construye palacios a la enemistad
Es el mismo, en si, su religión
Perdido en sus marasmos de la verdad.
Falto de saberse que es bendición.