Pienso, luego escribo: CARLOS MONSIVÁIS. CLAROSCUROS / Por: Akiles Boy*

En plena Era de la Diversidad y la Tolerancia, tomar el riesgo de escribir algunas líneas de un personaje icónico de las letras nacionales como Carlos Monsiváis (1938- 2010), estimo que no es un atrevimiento. En cambio, en su época, fue considerado un escritor irreverente y de una sólida vocación y pasión por la libertad y la crítica. En su obra literaria dejó constancia de su amplio repertorio en el uso del lenguaje, y su singular narrativa se percibe con claridad en el ensayo y la crónica, pero también en cuentos, fábulas y aforismos.

Monsiváis sin duda una figura mediática, literaria y política de México de los años sesentas hasta su muerte, fue un ferviente cronista y coleccionador de objetos del arte popular mexicano, que tienen una relación directa con la historia de este País, al que amó entrañablemente, y cuya evolución social política y cultural analizó y criticó con ese peculiar estilo condimentado con sarcasmo e ironía.

Un personaje polifacético y controversial, incluso cuestionado dentro de la comunidad para la defensa de la diversidad sexual, a la que se adhirió en sus demandas y manifestaciones públicas, sin embargo, sus no pocos detractores, dan cuenta que prefirió la comodidad del closet, es decir, se parapetó en la estrategia de ser una figura pública y mantener en la obscuridad su homosexualidad. Aunque a su muerte, estando su féretro en el Museo de la Ciudad de México, encima se colocó la bandera de la diversidad, aquella alzada por la comunidad LGBTT+.

Monsiváis un escritor y periodista notable en Latinoamérica, no solo por su capacidad de análisis y crítica ácida, sino también por su erudición en temas diversos: el sindicalismo, el indigenismo y la izquierda, entre otros, lo hicieron ver como un gran representante de la cultura mexicana, que trascendió fronteras y se consolido como un actor imprescindible, durante muchos años, de la escena cultural y política nacional.

Se tiene la certidumbre que siempre estuvo a favor de los derechos y demandas de la diversidad sexual en México, fue un aliado y amigo de la comunidad, pero cauteloso prefirió hacerlo tras bastidores para proteger su fama pública de escritor y crítico. Siempre rechazó la idea de pasar a la historia como un autor gay.

El premiado escritor originario de la Ciudad de México, graduado en la Escuela Nacional de Economía y Filosofía y Letras en la UNAM, institución en la que también colaboró, fue un combativo activista social y político, con su reflexiones y narrativa, sacudió conciencias e intimidó a muchos políticos trasnochados que pululan en un País con una democracia que se presume, pero está lejos de serlo y satisfacer a los mexicanos.

A una docena de años de su partida, Monsiváis seguirá siendo un referente de la cultura y la diversidad en México. Por otra parte, su amplia colección de objetos del Arte Popular, recopilados durante su vida, están exhibidos junto a pasajes de su obra, en el Museo del Estanquillo de la capital mexicana. Más allá de su resistencia a mostrar abiertamente su preferencia sexual, por prejuicios o el miedo a la condena pública, habría que destacar y valorar su gran aportación a la cultura nacional, de la cual fue ultra defensor y activo difusor. Este escritor considerado como uno de los intelectuales más sobresalientes del México contemporáneo. Hasta la Próxima.

Mayo 9 de 2022

*Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.