NECESIDAD Y DESEO/ Maricarmen Delfín Delgado

Lo que empezó por ser necesario se volvió objeto de deseo, de lujo, de estatus y hasta de narcicismo, tanto mujeres como hombres son seducidos por sus encantos; de piel, de tela, de plástico, de vinyl, de carnaza, de madera, de tantos materiales como se pueda fabricar, de todos los colores y tonos, es el zapato. Hay algo en ellos que nos fascina y nos atrae que hemos coleccionado en nuestro armario piezas que tal vez no ocupamos, sólo están por la atracción del momento. Sin embargo, hay quienes no los usan, por no contar con los medios para comprar un par o por tradición como en las comunidades apartadas regidas por usos y costumbres.

Su historia comienza hace 10 mil años a. C. aproximadamente, el primer calzado en la prehistoria fueron las sandalias, gracias a su sencilla elaboración con una suela rígida y tiras o correas atadas que atravesaban el pie, hechas con cuero y fibras vegetales tejidas. En el año 2500 a. C. los egipcios dejaban sus huellas sobre la arena mojada para fabricar sus sandalias, con suelas de papiro tejido o madera complementadas con correas de cuero, las mujeres las adornaban con joyas para cubrir el pie. En Tebas en el año 1500 a.C. se fabricaban zapatos completos con fibra de palmera y adornos que marcaban la clase y la condición social. Ya para el año 800 a. C., ya se usaban botas altas y bajas, de piel de vaca y de cabra amarradas al frente y a los lados.

Ya para el siglo XV de nuestra era la moda y las técnicas habían avanzado, tanto hombres como mujeres de clase alta usaban calzado con forma de zapatilla, el pueblo usaba sandalias de madera al igual que los monjes franciscanos. En 1560 en Venecia se popularizó el uso de los “chapines”, zapatos hechos de madera o corcho con plataformas que llegaban a alcanzar hasta 70 centímetros. En 1695 imperó el estilo rococó, zapatillas de tacón rojo con incrustaciones de cordones plateados en la lengüeta, usados por hombres y mujeres. En 1700 fueron las zapatillas con tacón grueso y curveado y puntiagudos, adornados con perforaciones en la parte superior dando un aspecto muy llamativo. En 1730 el estilo del tacón cambió, se prefería ancho y resistente, con el tiempo los ingleses cambiarían su estilo elegante por algo más cómodo, cobrando fama como fabricantes de zapatos a la medida.

Los zapatos con lazos decorativos aparecieron en 1785, de tacón bajo y punta redondeada, el zapato masculino experimentó significativas transformaciones con mucha decoración predominando el calzado de piso. En 1800 se hacen generalmente de cuero grueso que denotaban sencillez y elegancia al vestir en el neoclásico. En 1855 los tejidos y adornos fueron un reto para los zapateros, se confeccionaron zapatillas de piso con paja para sombrero que hacían juego con los encajes en las camisas y crinolinas en las faldas. El zapato de salón sin adornos en 1874, con tacón mediano práctico, elegante y conservador, llegaron a formar parte de los uniformes de las cortes, populares tras la invención del charol.

Los mocasines predominaron a partir de 1875 abandonando la suela rígida, eran confeccionados por las costureras indias americanas añadiéndoles forro de tela y lazos de seda. Las zapatillas con lazos gigantescos en forma de moño fueron la moda en 1880, ideales para eventos sociales para hombres y mujeres, adornados con pedrería y tela bordada. En 1890 las mujeres occidentales empezaron a llevar zapatos con pedestales forzando el pie como antiguamente se hacía con los “pies de loto”, elaborados con capas cosidas de algodón almidonado con 15 centímetros de altura.

La liberación femenina ya empezaba a manifestarse alrededor de 1915, las mujeres comenzaron a participar en los deportes como el criquet y el tenis, a hacer recorridos por el bosque y otras actividades que requirieron un calzado especial para no lastimar los pies, aquí aparecieron los primeros zapatos y botas con suela de goma. En 1920 las botas de paseo se debatían entre la funcionalidad y la moda, salieron los modelos cómodos y útiles que además protegieran del frío. En 1930 las faldas se usaban a media pantorrilla complementadas con tacones ceñidos a un empeine alto con puntas redondeadas para un look conservador.

En 1940 el diseñador italiano Salvatore Ferragamo (1898-1960) desarrolló su famoso tacón de cuña esculpiendo dos piezas de madera en forma de “F”, que dos años mas tarde se hizo popular en Estados Unidos, abarcando el 75% de los modelos de la época. En 1945 en Filipinas se hicieron famosos los zapatos con tacón de cuña hecho de madera y pintado a mano, después de la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar ésta quedó prohibida la utilización de piel para fabricar zapatos lo que dio origen a diseños atrevidos con materiales y colores vistosos y femeninos, el tacón de aguja marcó esta época por femenino y acorde a la vestimenta en 1950.

En la década de los 60 lanzan el zapato de tacón bajo confeccionado en dos tonos con puntera para dar una apariencia de pie pequeño y alargar la pierna, algunos ya llevaban una pequeña plataforma. En los 70 la plataforma exagerada cambia u enaltece la imagen de la mujer y de algunos hombres como los artistas rockeros de aquella época, emulando la agresividad sexual.

En los 80, a la par que crecía el ancho de los pantalones “pata de elefante” las plataformas aumentaban su grosor con decorados exuberantes, fue una extravagante moda unisex. Empezó la costumbre de trotar por las calles fue entonces que apareció el tenis especial para esta actividad, de piel o sintético, de estilo náutico. Para los 90 aparecen todo tipo de sandalias, de piso, con tacón, con plataforma, con presilla en el tobillo, con tiras como en los años 20, buscando   resaltar los dedos al descubierto. Surgen los populares zapatos bicolor, con “tacos” para jugar golf o con tacón con un estilo más elegante.

A partir del año 2000 surge la moda fetichista, plataformas exóticas, tacones de aguja, botas voluminosas estilo punk, con toperoles, incrustaciones metálicas, a la par regresa el calzado conservador, con plataformas ocultas, tacones angostos, de punta achatada, resurge el tacón de aguja con punta exagerada tanto para hombres como para mujeres.

Las botas de hule o de plástico marcaron una tendencia en las pasarelas, botines estilo granjero combinados con falda corta, el regreso de los metálicos que se consideraban para fiesta se volvieron cotidianos con cualquier estilo de ropa. Actualmente encontramos una inimaginable gama de texturas, colores, materiales, tacones, plataformas, de piso, tenis, botas largas, cortas, al tobillo, mineras; calzado que primeramente tuvo una función en pies de los obreros o trabajadores agrícolas hoy son buscados por los jóvenes para complementar un atuendo incombinable a los ojos de unos y perfecto para otros. Así es la moda y hay que seguirle el paso para no quedarnos descalzos.

Imagen: “Un par de zapatos” de Vincent van Gogh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .