Mary Shelley en su obituario / Por: Alberto Calderón P.

El verdadero alcance de Frankenstein es el de creer haber superado la obra de los dioses al crear un hombre desde la materia inerte, en un momento en donde la industrialización había superado el orden social, el nuevo modelo de producción en el mundo da un vuelco y los miles de trabajadores se ven inmersos en esa vorágine donde los hombres trabajan al ritmo de las máquinas. Como muchos casos en la literatura y la vida real han querido imitar la obra divina dentro de la mitología, en diversas culturas. Los primeros intentos organizados surgieron en la edad media con los títeres y los autómatas mecánicos, en la literatura pinocho creado a partir de unos trozos de madera, hoy pasan por la pantalla del televiso, de los ordenadores, el cine y todos los artefactos digitales creaciones siniestras, humanas, robóticas, pero sin lugar a dudarlo el que creo la escritora Mary Shelley, en la figura de Frankenstein sobresale. Ella falleció el 01 de febrero de 1851.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .