NUESTRO PATRIMONIO/ Maricarmen Delfín Delgado.

La Tierra, nuestro planeta, debería ser un lugar libre y pacífico donde se disfrutara de los regalos que Dios ha puesto en la naturaleza, donde todos los humanos pudieran vivir y edificar su hogar en el lugar más grato y conveniente al igual que lo hacen las aves, las mariposas, y demás animales, ellos deciden dónde tejer sus nidos y hacer sus madrigueras con libertad. La madre Tierra nos pertenece a todos los que hemos nacido en ella, es nuestro patrimonio y debemos rescatarlo, salvarlo de la violencia, de la desigualdad, de todas las acciones injustas que entorpecen una vida digna y en paz.

La raza humana fue dotada de una inteligencia especial, sin embargo, tiene cierta fragilidad, la cual no percibimos, algunos nos sentidos superiores y nos olvidamos de la solidaridad, la equidad, la empatía, del compromiso y del respeto por el semejante, valores esenciales para la cohesión de una sociedad que evolucione positivamente.

La familia, es para nosotros la célula fundamental de la sociedad, es donde se aprenden los valores éticos y morales y la práctica de éstos, un valor que se practica cotidianamente se convierte en virtud, si así lo hacemos, nos convierte en personas virtuosas. También dentro de la familia se establecen los primeros vínculos afectivos, es el espacio donde nos sentimos seguros, confiados, donde nos aceptan como personas, como seres especiales sin importar muchas veces, nuestras diferencias en algunos aspectos.

El concepto de la familia ha cambiado en los últimos años, tiempo atrás se consideraba solamente formada por el padre, la madre y los hijos, actualmente una familia está integrada por personas que, aún sin ser consanguíneas, forman un núcleo donde se sienten amadas, protegidas y comprendidas, sobre todo, felices, de acuerdo a sus preferencias sexuales o religiosas, por citar algunas.

Quienes tienen una familia funcional son afortunados, han tenido la oportunidad de crecer con buenos cimientos morales que son la base donde se fundamenta el sano desarrollo físico, social y sicológico, con derechos y obligaciones que hacen a las personas responsables y respetuosas en todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, no todos tienen la suerte de crecer en una familia estable, unida y amorosa, muchas personas optan por huir desde pequeños por situaciones que les perjudican física y emocionalmente, salen del núcleo familiar dañados en el aspecto sicológico lo que los convierte en presa fácil para la delincuencia, las adicciones y el suicidio.

Como seres conscientes de nuestro papel y nuestra misión en este mundo, tenemos el deber cuidar la familia, no sólo la nuestra, la del amigo, la del vecino, la del compañero de trabajo, todas las familias del mundo, promover el amor desde la esencia, ya que son nuestro patrimonio, la luz que ilumina el camino de una sociedad consciente, de una sociedad despierta.

Nuestro lugar de nacimiento es donde abrimos los ojos por primera vez, aquí pertenecemos al barrio, a la colonia, al pueblo y también ellos nos pertenecen, es el primer vínculo de identidad y arraigo, donde se establecen las interrelaciones personales y colectivas de diferentes tipos: artísticas, deportivas, lingüísticas, territoriales, ocupacionales, etcétera, como elementos de anclaje, de conocimiento mutuo; es nuestro patrimonio emocional.

Para que la sociedad funcione es necesario que se valore y el primer paso es empezar por sus miembros, cada individuo debe trabajar en su autoestima, ser consciente de  que es una persona igual que todas y por ende merece lo mismo que todos, ni más ni menos, capaz de conseguir lo que se propone en el plano emocional, profesional, espiritual, lo que demanda tiempo, esfuerzo y paciencia, para sentirnos felices, orgullosos. Si este esquema está completo se refleja en el comportamiento, en un actuar responsable, positivo, solidario que repercute en el tejido social del cual formamos parte, trabajando en ello tendremos una sociedad mejor.

Imagen: Pinterest, Ana María Nale, Mis amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .