Escuincle, chilpayate, chamaco. / por A.C.P.

A lo largo y ancho de nuestro territorio mexicano existen variadas formas de llamarle a los niños, unas de forma cariñosa y otras en forma hasta cierto punto despectivas como decirle a un niño «mocoso» relacionado con los infantes que se nota les fluye el «moco».

«Escuincle» que aunque se escuche peyorativo en realidad no lo es y viene del náhuatl, derivado de itzcuintli, un perro de estas latitudes que por su carácter inquieto y ruidoso como son los niños pequeños.

«Chilpayate», también del náhuatl para los niños muy pequeños o bebes, se deriva tzipilpayatl = tzipil «niño llorón» y payatl = «reboso», es decir el niño que se comunica con el llanto al no poder hablar.

«Chamaco», del mismo origen, viene de la voz chamauak quiere decir, lo que esta en crecimiento.

Fuente: Capsulas de la lengua: Las palabras y sus historias. Autor: Arturo Ortega Morán.

Imagen: mexicampo.com.mx

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.